El parroquiano de la administración

Escrito por José Alavés

Como ya os he comentado anteriormente en este blog, no soy administrador de fincas ni lo he sido nunca, no conozco por tanto nada de legislación y mucho menos de propiedad horizontal o aspectos jurídicos, pero si me apetece dar mi visión de aquello que rodea a la profesión y que me parece curioso y a veces incluso llamativo visto desde fuera, os pongo un ejemplo…
Como os imaginareis visito a menudo administraciones de fincas, bien, pues me he fijado que casi siempre hay una persona normalmente ya de cierta edad en la administración, que da la sensación de que va a ahí a echar la mañana, suelen ser personas ya jubiladas de ambos sexos que han cogido confianza con el personal de la administración y van con la mas mínima excusa a pedir cualquier papel, comentar la mas mínima incidencia o a veces incluso solo a saludar buscando algo de conversación…..a mí personalmente me recuerda a los típicos “parroquianos” de los bares que todos conocemos y que siempre están ahí pases a la hora que pases sin ninguna razón aparente más que dejar pasar el tiempo entretenidos y en compañía…
Seguro que si eres administrador y estás leyendo esto sabrás de lo que hablo, algunas administraciones de fincas incluso se arrepienten de estar a pie de calle en lugar de en un piso, a ser posible un 10º me comentan algunos, así que lo que en principio era un servicio para el vecino se vuelve hoy día en contra de aquellas que buscaron en su día ponérselo fácil a su clientes…
El tiempo en un negocio y esto lo sabe cualquier empresario es dinero y el dinero en ocasiones, aunque no lo percibamos, se nos escapa de los dedos entre chascarrillos, cotilleos y papeleos innecesarios……algunas costumbres aceptadas y dadas por causas perdidas cuestan caras, muy caras, como tantas otras…